Silencio


Cuantas veces quejarse, lidiar con el mismo momento que desespera. Ese segundo que se fue, que no volverá, y no podrá hacerse oír. Agobiarse por el entorno, el ruido condena. Marearse, perderse, desorientarse ante tanta algarabía por doquier. Sin ese respiro que esa boca exhalaba, que escupía sin descaro mientras yo enloquecía. Puro barullo sin sentido, sonidos malignos que me alejan de ese hoy sagrado segundo. Cada vez que contestabas sin mover un labio, cada vez que me moría cuando con un silencio respondías.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

#ComentarEsParticipar